Foto de perfil y en color de Katharina Geiger. Mujer rubia mirando a la cámara, sonriendo.

Hallo! Soy Katharina.

Te ayudo a mejorar tu comunicación verbal en alemán

Sobre mí

Soy alemana y vine a España para aprender español y con la idea de vivir aquí un año a dos. De esto hace ya un poco más que ¡25! años. 🤭

Como todos los inicios de algo nuevo, el principio no fue fácil a la hora de comunicarme en español. Experimenté muchas risitas por la no-pronunciación de la «rr» fuerte o la confusión en el uso de los verbos «ser» y «estar». 

No me hacía gracia ninguna, lidiar con estas risitas, aunque reconozco que no eran de maldad, sino porque hacían gracia a los demás. Si quieres, puedes leer algunas anécdotas al final de esta página.

Sé lo desafiante que puede ser hablar en un idioma extranjero.

Ya ves, he vivido momentos incómodos y comprendo cómo la exposición al miedo a cometer errores y al no ser entendida o peor, no ser tomada en serio, puede frenar nuestra interacción con los demás.

Sin embargo, esta interacción es precisamente la parte más importante del aprendizaje del idioma. La comunicación no debería verse ensombrecida por el miedo a equivocarse. 

 

Enfoque en la comunicación verbal

Por eso, mi enfoque en la enseñanza se centra en la comunicación verbal, siguiendo mi lema “alemán aprendes hablando”. Creo que ahí es donde ocurre la verdadera transformación del idioma.

Me encanta poner mi granito de arena para ayudarte, también a ti, a superar estos miedos y titubeos.

Mi evolución como profesora

Al principio de mi experiencia como profesora, hice muchas cosas mal.

  • Mis clases no estaban centradas en mis alumnas 
  • No fomentaba el aprendizaje autónomo de las alumnas
  • Lo peor de aquel tiempo fue que aprendimos demasiada teoría 

Pero: Soy una persona inquieta cuando no me gusta como salen las cosas, buscando soluciones.

Aceptar los propios errores, es el primer paso para mejorar.

Esta experiencia hice que poco a poco desarrollé mi propio estilo.
 

Gracias a esta evolución, podrás disfrutar de unas clases poco tradicionales, aunque eficaces y divertidas, y dónde tú y tus necesidades son las protagonistas.

Mis alumnas y alumnos dicen:

Imagen con fondo azul gris, un elemento tipo flecha en la esquina superior izquierda, un elemento tipo sol abajo y otro parecido en la esquina superior derecha. Los elementos están de color azul oscuro. En la esquina inferior derecha hay una foto de perfil de medio cuerpo de Katharina Geiger, vestida de tonos azules mirando al lector o lectora. Los manos están con gesto de invitar. A su lado pone el texto de su nombre y página web. En el centro de la imagen y entre comillas de color naranja se puede leer Sprich mit mir! Programa intensivo de alemán.
Programa "Sprich mit mir!"

He preparado el programa intensivo “Sprich mit mir!‘, dónde te acompaño durante 3 meses, prácticando alemán casi a diario con mensajes de voz personalizados. Además de las dos sesiones individuales online por semana.

Alemán aprendes hablando, ¿recuerdas? 😉

Aquí, el foco está en la comunicación verbal y la participación activa para lograr verdaderas mejoras como:

  • ganar confianza
  • vencer el miedo a hablar
  • saber expresarte mejor en alemán

Sé que ninguna alumna es igual a otra y cada una tiene distintas formas de aprender, por eso, y aunque el programa tiene el temario establecido, sigue siendo flexible para poder adaptarlo a tu situación particular. 

Es todo un reto. Sí. Pero:

Un reto absolutamente realizable que valdrá la pena.

Responde a esta pregunta: ¿Deseas un cambio en tu comunicación verbal? 

Si tu respuesta es SÍ, haz clic en el botón «¡Me apunto al reto!» y reserva tu clase de prueba.

Me apunto porque quiero hablar mejor en alemán.

Mis alumnas y alumnos dicen:

Es muy importante trabajar la comunicación verbal desde el principio

Si vives en un país extranjero, lo primero que quieras hacer es hacerte entender:

  • Comunicar con la gente
  • Encontrar una vivienda
  • Buscar trabajo y
  • Resolver problemas. 

Por mi experiencia, y por lo que sigo viendo en clases de idiomas tanto de instituciones privadas como públicas, se enseña mucha gramática, centrándose en leer y escribir.

De vez en cuando se entrena el oído, pero el habla, la comunicación verdadera, el escuchar tu propia voz en este otro idioma, se fomenta muy poco. 

En muchas clases de idiomas, se fomenta muy poco la comunicación verbal.

Este verano, mi hija sacó el Certificado B2 en inglés. Casi llegó al C1, pero por una nota baja en el speaking  no lo consiguió. Simplemente, porque esta parte de la prueba ¡ni siquiera lo habían entrenado en clase! Y eso que fue un grupo especialmente dedicado a la prueba oficial. 

Con cierto orgullo te puedo decir que de mis alumnas que se presentaron a los exámenes oficiales del Goethe-Institut para el alemán, destacaban precisamente en esta parte del hablar. 

Y no es que hablaron perfecto. Pero sabían cómo desenvolverse, cómo hacer preguntas, sabían expresarse, aunque no recordaban en este preciso instante la palabra exacta. Habían aprendido comunicarse. Y me llena de gratificación de que he podido ayudarles a llegar a este nivel.

¿Cómo las he preparado?

Mi Método para entrenar la comunicación verbal

Para mí, lo más importante es que el tema sea importante y relevante para ti. 

Y la mejor forma de practicar estos temas es mediante simulaciones de situaciones cotidianas concretas.  

Elige la situación que quieres dominar, haz un mapa mental con los temas relacionados, elige uno de ellos y anota el vocabulario necesario.

A continuación creas diálogos acordes a esta situación. Primero por escrito y luego practicando, como si se tratara de una pequeña escena teatral. ¡Es simple, efectivo y divertido! 

A mis alumnas les encantaban “ir de compras”, “preparar comidas y desayunos” en el aula, discutir un tema para defender su opinión o pasar por un “Speed-Dating”. 

También me gusta mucho incluir juegos en el aprendizaje. De esta manera, memorizas vocabulario de forma divertida y fortaleces la reacción espontánea.

Imagen con fondo azul gris, un elemento tipo flecha en la esquina superior izquierda, un elemento tipo sol abajo y otro parecido en la esquina superior derecha. Los elementos están de color azul oscuro. En la esquina inferior derecha hay una foto de perfil de medio cuerpo de Katharina Geiger, vestida de tonos azules mirando al lector o lectora. Sonríe. A su lado pone el texto de su nombre y página web. En el centro de la imagen y entre comillas de color naranja se puede leer Sprich mit mir! Programa intensivo de alemán. Imagen para la entrada del blog hablar alemán.

En mi programa “Sprich mit mir!ya he seleccionado unos temas comunes relacionados con la vida cotidiana, perfectamente adaptables a tu situación en particular.

Hay muchas maneras para activar la comunicación verbal. Lo importante es, llevar el tema a tu situación personal y hacerlo relevante para ti. 

Haciendo clic en el botón “Quiero saber más” puedes reservar una clase de prueba para el programa, sin compromiso.

Me apunto a una clase de prueba del programa «Sprich mit mir!» porque quiero un cambio.

Mis anécdotas

Unas anécdotas de mi aprendizaje de español

Nivel principiante

Recuerdo muy bien cuándo pedí la primera vez una cerveza en un bar y el camarero no podía evitar una leve sonrisa. Le pregunté por qué se reía y me dijo “tu acento es muy gracioso”.  Por aquel entonces no me hacía gracia ninguna, aunque seguramente llevaba razón. 

Esta experiencia no hizo que tomara menos cerveza, (para esto es demasiada buena), pero sí hizo que antes de pedir una, practicaba la palabra en voz baja. 

No te puedo decir cuantos litros de cerveza hacían falta hasta que me salió bien y los camareros dejaban de notar una diferencia. Ahora que lo pienso, no recuerdo ninguna camarera que se rio de mi acento.

Lo que sí me daba miedo durante mucho tiempo, eran las llamadas por teléfono. 

Cuando tenía que llamar algún cliente o proveedor, lo pasé mal antes de descolgar: estaba muy nerviosa, sudando y con las manos temblorosas. Todo un show para los demás. 😅 Pasaban largos minutos antes de atreverme a marcar el número.

Por lo general, estas conversaciones salían bien, pero había días, madre mía, ¡no entendía nada! No había manera. Aunque eso pasó pocas veces: ¡Me hacía sentir tan inútil y torpe!

Pero como no había otra, tenía que seguir hablando por teléfono … Y con el tiempo fui mejorando, sobre todo, por dos cosas: 

  1. la práctica continuada 💪, ya que hablar por teléfono es imprescindible en cualquier trabajo 
  2. y por aceptar que hay gente con acentos muy difíciles de entender. 😉

 

Nivel intermedio

Cada vez que recuerde esta situación, sigo pensando: ¡Tierra, trágame!

Era recepcionista y unos clientes querrían que les hiciera una reserva en un restaurante concreto. Llamé y pregunté si había sitio a tal hora, tal día.

Una voz algo apagada me contestó que no iba a ser posible porque el local estaba cerrada por defunción. “¿Defunción?”, pensaba para mis adentros, creyendo que sería un evento especial o una reparación de una avería.

Decía alegremente: “Bueno, vale y ¿cuándo termina esta defunción para poder reservar entonces?”

Silencio.

Después de un rato me dijo la voz apagada: “No sé cuando volveremos a abrir, ya que el dueño ha muerto.” 

Ahora el silencio provenía de mi parte. Murmuré un “Lo siento mucho” y colgué. 

Nivel bilingüe

Recientemente, me pasó que confundí la palabra “pestillo” con “pestiño”.

Estaba en una biblioteca y la cerradura de la puerta del baño, el pestillo, estaba roto. Comuniqué a la recepcionista que “en el baño se había roto el pestiño”.

La primera reacción fue una cara atónita, seguido por una carcajada enorme. Ante mi perplejidad, y no entender la risa, me explicó que un “pestiño” es un dulce de Navidad …

Ya ves, el aprendizaje no termina nunca. Mejor tomarse las cosas con calma y humor. 😊

¿Quieres tus propias anécdotas?

Prueba las clases conmigo y nos reímos juntas sobre tus equivocaciones antes de que puedas llevarlas al público no deseado.

Me encantaría acompañarte en el programa “Sprich mit mir!” durante estos 3 meses para ayudarte a vencer las barreras que te frenan hablar y hacer que disfrutes de las conversaciones en alemán.  

Si quieres mejorar tu comunicación verbal en alemán y quieres sentirte bien hablando en alemán, apúntate a la clase de prueba sin compromiso.

El botón de abajo te lleva a mi agenda. ¡Púlsalo!

Quiero sentirme bien hablando en alemán. 

¿No es el momento adecuado para el cambio?